Violencia en el ámbito laboral e intención de abandonar el puesto de trabajo

No se va a acabar el año 2023 sin que el grupo EvaluAES vuelva a asomar la cabecita en este Blog que nos ofrece un preciado espacio para difundir nuestra actividad. Para esta entrada, nuesta compañera Victoria Serra-Sastre se ha prestado para asomar su cabecita en nombre del grupo y contarnos su trabajo de investigación presentado en el XII Taller EvaluAES (enlace al video de la presentación aquí), que evalúa el efecto de la violencia en el ámbito laboral sobre el abanadono del puesto de trabajo. ¡Esperamos que la disfruten! Si les apetece tener un espacio para contar su work in progress, recibir feedback por parte de una comentarista, y delante de una audiencia más que motivada en aras de una investigación en salud de calidad, el próximo XIII Taller EvaluAES que se celebrará en mayo de 2024 en Sevilla es tu sitio.¡Estén atentos al “call for abstracts”!

Comité de trabajo de EvaluAES

 

Antecedentes

De acuerdo con datos del Sistema Nacional de Salud de Inglaterra (NHS, en sus siglas en inglés), en 2022, durante los últimos 12 meses aproximadamente, un 15% de su personal había experimentado violencia física en su entorno de trabajo. Ese mismo año, el porcentaje de trabajadores que denunció haber experimentado algún caso de violencia psicológica alcanzaba el 40%. Estos porcentajes se han mantenido relativamente constantes desde el 2015. En la gran mayoría de los casos, estas agresiones las llevan a cabo los pacientes o sus familiares, si bien también hay casos de agresiones por parte de directivos y compañeros del entorno laboral.

La Organización Mundial de la Salud define la violencia laboral como “todos aquellos incidentes en los que la persona es objeto de malos tratos, amenazas o ataques en circunstancias relacionadas con su trabajo, incluyendo el trayecto entre el domicilio y el trabajo, con la implicación que se amenace explícita o implícitamente su seguridad, su bienestar y su salud”. Las víctimas de ataques violentos en el lugar de trabajo sufren consecuencias importantes que van más allá del abuso, y sufren un deterioro de la salud física y mental, trauma, ansiedad, depresión y una reducción de la satisfacción laboral. El impacto económico de la violencia laboral es elevado. Estimaciones recientes, sólo para el caso de acoso sexual, sugieren que el coste de este tipo de violencia equivale a un 10% del salario del empleado.

Durante años, la literatura sobre determinantes de la satisfacción laboral en el sector sanitario se ha centrado principalmente en factores relacionados con las condiciones salariales y las características del entorno laboral. La flexibilidad laboral, trabajar en turnos de noche, seguridad laboral, número de horas extras trabajadas, estar empleado en el sector público o privado y la jornada laboral, son aspectos que influyen en la decisión de oferta laboral en los profesionales sanitarios. En el caso particular de la profesión enfermera se ha encontrado que la satisfacción laboral disminuye cuando las enfermeras sufren acoso racial. Sin embargo, el impacto de la violencia en el trabajo, en particular en el personal sanitario, no ha recibido mucha atención. En este artículo estudiamos el impacto de la violencia en el ámbito laboral sobre la intención de abandonar el puesto de trabajo para el personal sanitario del NHS.

Datos y métodos

Utilizamos datos de la encuesta laboral al personal sanitario del NHS en Inglaterra (NHS Staff Survey), en sus oleadas entre 2018 y 2022. Las encuestas incluyen una batería de preguntas sobre las condiciones laborales, salud y bienestar en el puesto de trabajo, características individuales e información sobre violencia laboral. Las preguntas sobre violencia laboral contienen información sobre:

(1) el tipo de persona que ejerce el acto violento: paciente, compañero de trabajo o gerente; y

(2) el tipo de violencia: física o psicológica.

Para el análisis estadístico usamos un modelo de regresión two way de efectos fijos y técnicas de propensity score matching. Utilizando un modelo de diferencias en diferencias, nuestros datos nos han permitido analizar también el impacto de la pandemia sobre la violencia en el entorno laboral.

Victoria Serra-Sastre presentando su trabajo en el XII Taller EvaluAES celebrado en mayo de 2023 en Bilbao

Resultados

Nuestros resultados muestran un efecto significativo de la violencia en el ámbito laboral sobre la intención de renunciar al puesto de trabajo. La violencia física aumenta la probabilidad de renuncia en 10 puntos porcentuales, mientras que el efecto es de 21 puntos porcentuales cuando la violencia es psicológica. Los efectos son heterogéneos dependiendo del tipo de persona que ejerce el acto violento. El mayor impacto lo encontramos en los actos violentos llevados a cabo por parte de los gerentes, seguido por la violencia por compañeros de trabajo y, en menor medida, las agresiones por parte de pacientes. La probabilidad de abandonar el trabajo es más alta a mayor frecuencia de ataques violentos. Los resultados indican que la respuesta a la violencia laboral difiere por grupo ocupacional, género, edad y grupo étnico. Las estimaciones del modelo de diferencia en diferencias sugieren que la Covid-19 incrementa la intención de abandono entre 1 y 2 puntos porcentuales en las víctimas de violencia, aunque sin diferencias significativas en aquellos casos en los que un compañero o gerente ejerce el acto violento. El resultado anterior sugiere que, durante la pandemia, los profesionales sanitarios justificaron las acciones violentas de sus compañeros como una reacción aceptable dadas las circunstancias excepcionales que se vivieron.

Los resultados de este artículo podrían resultar de utilidad para el diseño de políticas de retención de profesionales sanitarios, especialmente en el contexto actual de escasez de profesionales sanitarios en el NHS.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code