Economía y salud
BOLETÍN INFORMATIVO - Año 2019. Mayo. nº 92
www.aes.es
En este número Temas
Portada

Opinión
Temas
Tesis
Presentación de AESEC y grupos de interés
Con acuse de recibo
XXXIX Jornadas AES
Noticias
Buzón de sugerencias

 

Resumen de los trabajos premiados durante las XXXVIII Jornadas AES



En esta contribución se resumen diferentes trabajos premiados durante las pasadas XXXVIII Jornadas de Economía de la Salud celebradas en Las Palmas de Gran Canaria del 20 al 22 de junio de 2018: la mejor Comunicación Gráfica, la mejor Comunicación Oral y el Premio SESPAS a la mejor Comunicación de Salud Pública en las XXXVIII Jornadas.

 


Humanizando los cuidados paliativos: una necesidad ineludible

 

Elena García García
Grupo de Investigación FRAGILCARE
Directora de Departamento de Investigación de Fundación San Juan de Dios
Email: fsjd.invest@hsjd.es
Twitter: @FundSJDInvest

 

David Cantarero-Prieto
Grupo de I+D en Economía de la Salud. Departamento de Economía. Universidad de Cantabria e IDIVAL
Email: david.cantarero@unican.es
Twitter: @davidcantarero

 

Esta contribución resume el trabajo “PROART: Creando juntos Humanización en Cuidados Paliativos a través del arte” cuyos autores son García García E., Cantarero Prieto D., Expósito Blanco A., Escobar Aguilar G., Martín Gutiérrez M., Rodríguez Valcárcel A., y que fue premiado como mejor Comunicación Gráfica en las XXXVIII Jornadas de Economía de la Salud celebradas en Las Palmas de Gran Canaria del 20 al 22 de junio de 2018.

 

  1. Antecedentes

La calidad asistencial incluye necesariamente la humanización de los servicios, más aún en los pacientes de cuidados paliativos que ven afectada su experiencia del proceso de morir por estar ingresados en un entorno deshumanizado y extraño.

La experiencia del paciente y la atención centrada en el usuario, son variables esenciales en la evaluación de la calidad asistencial. Desde el enfoque del diseño centrado en la persona, se ofrecen herramientas que facilitan la mejora en el rendimiento, permitiendo una comprensión en profundidad de los pacientes, familiares, y profesionales, fomentando la colaboración y la comprensión de desafíos ambiguos, aportando soluciones innovadoras.

  1. ¿Cómo contribuye nuestro trabajo y cuáles son sus principales resultados?

En este marco, la clave del éxito es diseñar y ofrecer un servicio que cumpla con las necesidades y expectativas de los pacientes a los que va dirigido, los familiares, y los profesionales que asisten al mismo.

El Hospital Santa Clotilde situado en la ciudad de Santander, alineado con estas recomendaciones, comienza una serie de sesiones de innovación en la Unidad de Cuidados Paliativos.

Se llevó a cabo un estudio con diseño con técnicas de investigación cualitativa desde un enfoque de sanidad participativa, centrado en las personas para generar conversaciones entre diferentes actores de salud. Se llevó a cabo un grupo de discusión, con pacientes y familiares, mediante entrevista semiestructurada; y una sesión con profesionales (médicos, enfermeras, psicólogos, arquitecto, Bellas Artes) en la que se desarrolló un mapa de experiencia de paciente, rolestorming, e ideación y prototipado de soluciones. Se realizó un análisis temático de los resultados según Braun y Clarke (2006).

Durante la sesión de trabajo se abordaron los siguientes retos: ¿Cómo podríamos aumentar el bienestar durante la estancia hospitalaria, tanto a pacientes como a familiares, a través de la decoración ambiental?; ¿Cómo podría la decoración ambiental ayudar a sentirse mejor, estar más relajados, con un mejor estado de ánimo?; ¿Cómo podría la decoración ambiental del centro, o la forma de relacionarse con ella, ayudar o animar a realizar actividades, interaccionar o compartir el tiempo con familiares, cuidadores,…?

Participaron 20 actores (5 pacientes, 5 cuidadores, 10 profesionales). En la sesión de pacientes se identificaron las siguientes necesidades para mejorar la ansiedad, estado de ánimo, de salud y nivel de actividad: Creación de espacios neutros: “olvidarse que están en un hospital”; Pasar las horas: “interacción con otros”, “aburrimiento”, “le dan más vueltas a la cabeza”; Asegurar la privacidad: “espacios delimitados para informar”; Generar vínculos con el entorno: “capacidad de tomar decisiones, implicarse”. Asimismo, los elementos artísticos fueron valorados positivamente por los pacientes si pueden implicarse de algún modo en su creación o producción.

Una vez perdida la capacidad de tomar decisiones sobre la enfermedad, y la autonomía, se debe fomentar el empoderamiento permitiendo decidir sobre elementos del entorno, adquiriendo responsabilidades (cuidado de plantas, decoración, etc…) que permitan adquirir vivencias y experiencias significativas.

  1. ¿Cuáles son nuestras principales conclusiones?

En definitiva, nuestro reto es humanizar el entorno hospitalario, a través de actividades artísticas, evaluando el impacto de la intervención co-creada desde el punto de vista económico y social.

 


Implicaciones sanitarias y sociales de la muerte fetal: un estudio poblacional de coste de la enfermedad

 

Oliver Rivero-Arias
National Perinatal Epidemiology Unit (NPEU)
Nuffield Department of Population Health, University of Oxford
Email: oliver.rivero@npeu.ox.ac.uk

 

Esta contribución resume el trabajo “Implicaciones sanitarias y sociales de la muerte fetal: un estudio poblacional de coste de la enfermedad” cuyos autores son Helen Campbell, Oliver Rivero-Arias, Jenny Kurinczuk, José Leal and Alexander Heazell, y que recibió el Premio a la mejor Comunicación Oral en las XXXVIII Jornadas de Economía de la Salud celebradas en Las Palmas de Gran Canaria del 20 al 22 de junio de 2018.

 

¿Por qué y cómo se realizó el estudio?

Las consecuencias personales, emocionales y sociales por una muerte fetal son profundas. Intentar estimar un valor monetario de tales consecuencias es un proceso emotivo pero necesario a la hora de decidir cómo invertir nuestros limitados recursos sanitarios. En este estudio estimamos los costes medios asociados a una muerte fetal y los costes totales de todas las muertes fetales en el Reino Unido durante el año 2014.

¿Cuáles fueron los principales resultados obtenidos?

El coste medio para el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido de las atenciones prestadas relacionadas con una muerte fetal y el primer siguiente embarazo fue de £4.191 por cada muerte fetal. Estas atenciones sanitarias costaron £13,6 millones. Las compensaciones a los padres por negligencia médica se estimaron en £2,5 millones. Estimamos que los padres y familiares gastaron £1,8 millones en asuntos relacionados con el funeral. El coste asociado a las ausencias en el lugar de trabajo de los padres por motivo de duelo fue de £2.476 por muerte fetal. Estas ausencias costaron a la sociedad £8,1 millones. La pérdida de un bebé es también la pérdida de una persona con el potencial de convertirse en un miembro de la sociedad valorado y productivo. El valor esperado de las horas trabajadas durante toda su vida de una persona adulta se utilizó como medida de esta pérdida de productividad y se estimó en £213.304 por cada muerte fetal. El coste anual de todas las muertes fetales de esta pérdida de productividad fue de £694 millones para la sociedad.

A través de padres que han experimentado una muerte fetal, se sabe que el nacimiento de otro hijo en ningún caso significa un reemplazo del bebé no nacido. Sin embargo, la evidencia clínica disponible sugiere que el 52% de las mujeres que sufren una muerte fetal quedan embarazadas durante los primeros 12 meses después de la pérdida. Desde un punto de vista económico interesado solamente en el número de individuos en la sociedad, los bebés nacidos durante estos primeros 12 meses podrían reemplazar las pérdidas de productividad producidas por las muertes fetales. Adoptando este enfoque, que reconocemos que es controvertido y difícil para familias que han vivido esta experiencia, las pérdidas de productividad esperada son mucho menores y se estimaron en £333 millones.

Los costes por muertes fetales son significativos y afectan a padres y familiares, a profesionales de la salud y a los servicios sanitarios, y a nuestra sociedad.

Notas:

  1. Este trabajo se ha publicado recientemente en la revista British Journal of Obstetrics and Gynecology con la siguiente referencia:

    Campbell HE, Kurinczuk JJ, Heazell A, Leal J, and Rivero-Arias O (2018). Healthcare and wider societal implications of stillbirth: a population-based cost-of-illness study. BJOG, 125(2):108-117.
  1. Los autores de este trabajo han donado el dinero de este premio (1.500EUR) a la organización sin ánimo de lucro Sands (https://www.sands.org.uk), que proporciona apoyo a padres y familiares que han experimentado una muerte fetal o neonatal. Más información, aquí: https://www.sands.org.uk/about-sands/media-centre/news/2018/08/sands-supported-research-wins-award-international-health; https://www.npeu.ox.ac.uk/prumhc/news/1594-npeu-cost-of-stillbirth-study-presentation-wins-award-at-international-health-economics-conference

 


Partners in Care! Health effects of providing personal care to spouses or partners

 

Luís Filipe
Nova School of Business and Economics
Email: luiscoelhofilipe@novasbe.pt

 

Esta contribución resume (en inglés) el trabajo “Partners in Care! Health effects of providing personal care to spouses or partners”, por Luís Filipe, y que obtuvo el Premio SESPAS a la mejor Comunicación de Salud Pública en las XXXVIII Jornadas de Economía de la Salud celebradas en Las Palmas de Gran Canaria del 20 al 22 de junio de 2018.

 

Ageing of population brings new challenges to developed countries. Increasing life expectancy comes with more years to be lived at latter stages of life, and consequently, frailty. The lack of capacity to perform everyday tasks, due to the decline in physical and mental capabilities, force the elderly to resort to the support of a third party (family, friends or neighbours), thus affecting other members of society. This paper chooses a subcategory of potential informal caregivers, spouses and partners, and assesses the consequences of providing personal care on the health outcomes of these carers. Partner caregivers are a very special group due to their unique characteristics. Unlike other informal providers, spouses and partners tend to be about the same age as the care recipient and live under the same roof. The type of tasks they perform exclusively as personal care providers, as well as the associated burden, may differ from conventional children caregivers.

The study uses data from the fifth and sixth waves of the Survey of Health, Ageing and Retirement in Europe (SHARE). The dataset includes a partner caregiver identifier and a matching code for partners, thus allowing the researcher to explore the link between carers’ outcomes and patients’ characteristics.

The paper compares partner caregivers to other individuals whose partners are not receiving any type of personal care. The comparison is made using physical health and mental health as outcomes.

The results are presented in two steps. First, the paper evaluates the difference between models with and without the care recipients’ characteristics. In this context, implementing a model conditioning on patients’ health states partially filters effects such as emotional and (household) behavioural effects. Second, the study proceeds with the implementation of a propensity score matching estimator due to the unbalanced structure of the sample.

Given the categorical nature of the dependent variables, the study runs an Ordered Probit regression for each outcome. When patients’ characteristics are not considered, the estimated coefficients on the partner providing personal care are all indicative of worst physical health and depression levels. However, the inclusion of those variables causes relevant changes in the results. In the alternative methodology, providing care has a positive effect on self-assessed physical health and a (negative) non-statistically significant effect on depression. Matching analysis shows positive but non-significant results for both outcomes when conditioning the matched group on the same partner characteristics.

Two conclusions are drawn from this paper. First, the health of the partner caregiver is correlated with the health of his/her counterpart, being through health investment decisions (e.g. consumption of health care and prevention or behavioural risks/habits) or emotional aspects. Therefore, lower health of the patient increases the likelihood of lower health status of the corresponding partner caregiver, which is not a consequence of the isolated act of caring, but rather a consequence of both members of the household sharing health investment decisions and emotional links. Thus, all analysis on caregiver burden in co-residential care must account for this selection problem. Second, personal care provided by spouses/partners is potentially welfare improving in terms of physical health, likely due to higher activity indices.


Deja tu opinión:

Nombre:
E-mail: (No visible)
Titular:
Opinión:
¿Cuál es el número de en medio?
3 7 (9) 1 6


AES-Secretaría
C/ Bonaire, 7 08301
Mataró (BARCELONA)

Tel. 93 755 23 82
secretaria@aes.es
 

Editores del boletín: Cristina Hernández-Quevedo (c.hernandez-quevedo@lse.ac.uk) y Jorge Mestre Ferrándiz (jormesfer13@gmail.com).

Editora de redacción: Cristina Hernández-Quevedo (c.hernandez-quevedo@lse.ac.uk).


El Comité de Redacción del Boletín / Blog de Economía y Salud está compuesto por: Ruth Puig Peiró (en representación de la Junta directiva de AES), Helena Hernández y Myriam Soto Ruiz de Gordoa (en representación de AESEC), Javier Mar y Miguel Ángel Negrín (en representación de EEconAES), Patricia Cubí-Mollá y Borja García-Lorenzo (en representación de EvaluAES), Carmen Pérez Romero y Elisa Gómez Inhiesto (en representación de GestionAES), Ariadna García Prado (Universidad de Pamplona) y Luz María Peña Longobardo (Universidad Castilla-La Mancha).


Han colaborado en este número: Ignacio Aznar Lou, Vicent Caballer Tarazona, David Cantarero-Prieto, Ana María Costa-Ramón, Patricia Cubí-Mollá, Luís Filipe, Anna García-Altés, Elena García García, Jorge García Hombrados, Borja García-Lorenzo, Elisa Gómez Inhiesto, Helena M. Hernández-Pizarro, Sara Jaurrieta Guarner, Paul Krugman, Guillem Lopez i Casasnovas, Javier Mar, Jesús Martín Fernández, Miguel Ángel Negrín, Carmen Pérez Romero, Raúl del Pozo Rubio, Ruth Puig Peiró, Oliver Rivero-Arias, Ana Rodríguez-González, Maria Rubio Valera, Myriam Soto Ruíz de Gordoa.