Economía y salud
BOLETÍN INFORMATIVO - Año 2017. Diciembre. nº 89
www.aes.es
En este número Con acuse de recibo
Portada


Opinión
Temas
Tesis
Con acuse de recibo
XXXVII Jornadas 2017
Noticias
Buzón de sugerencias

Crónica del Encuentro Ernest Lluch: "Crisis Económica, Austeridad y Salud. Estrategias de salida de la crisis". UIMP Santander



Beatriz González López-Valcárcel
ULPGC
Email: beatriz.lopezvalcarcel@ulpgc.es

 

Durante los dos días que duró en Encuentro Ernest Lluch, una veintena larga de participantes ilustrados e interesados tuvimos la oportunidad de aprender juntos sobre el impacto de la crisis económica en la salud y la sanidad, y de asomarnos a dos futuros alternativos, el verosímil y el deseable. El evento se encuadra en una iniciativa de la Fundación Ernest Lluch, que cada año organiza un Encuentro en Santander sobre un tema de interés y actualidad en homenaje al que fuera Ministro de Sanidad, hacedor de la Ley General de Sanidad y rector de la propia UIMP.

Este año 2017 es el décimo desde el inicio de la crisis, por lo que es un buen momento para hacer balance provisional de sus efectos y de las políticas que se pusieron en marcha para afrontarla (ver programa aquí: LINK). Desde que se inició en 2008, ha habido cambios organizativos importantes y experiencias diversas, y para avanzar en la eficiencia y equidad del sistema de salud. El debate, fuertemente ideologizado, sobre qué modelo sanitario es el mejor para el país, sobre lo público versus lo privado, y acerca de las inquietudes por la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, han protagonizado más los foros sociales que los académicos. Con frecuencia, la salud poblacional, que es el elemento más importante, ha quedado desdibujado o mal medido, y frases como “la austeridad mata” han pasado a formar parte del “saber popular” sin fundamento o pruebas de veracidad.

Por eso, hemos aprovechado la oportunidad que nos brindó la Fundación Ernest Lluch para que profesionales de varias disciplinas y académicos de prestigio, conocedores en profundidad del Sistema Nacional de Salud, pusieran datos, argumentos e ideas sobre la mesa y debatieran en diálogo abierto e intercambiando ideas con la audiencia sobre cuál es la mejor estrategia de salida de la crisis, qué modelo de financiación y gasto y cuáles son las reformas deseables y factibles para los próximos años.

 

Agradecemos al Presidente de la Fundación, Joan Majó, a su vice-presidente Josep María Carreras Puigdengolas, a su director Ferriol Sòria su participación y apoyo, y a Jaume Puig por haber tenido la iniciativa del tema del Encuentro.

Se estructuró en dos conferencias y cuatro mesas. Las conferencias inaugural y de clausura estuvieron a cargo de Vicente Ortún y Rosa Urbanos respectivamente.

En un genuino y estimulante estilo vicentino, el mensaje de la primera conferencia es optimista. Aunque resulte difícil aprender de las crisis, porque nadie reconoce errores, sabemos que el Estado del Bienestar es sostenible si se mantiene su capacidad resolutiva y evoluciona hacia el workfare, y que España puede continuar figurando entre los mejores sistemas sanitarios del mundo si mantiene su liderazgo clínico y cuenta con una financiación del gasto sanitario fundamentalmente pública.

La conferencia de clausura de Rosa Urbanos, en torno a “Cómo mejorar la equidad del Sistema Nacional de Salud”, también avanza propuestas específicas y lanza un mensaje positivo: 1) redefinir los criterios de cobertura; 2) reformar copagos, con cuantías máximas según capacidad económica, cuantías reducidas, exención de crónicos y personas sin recursos y preferiblemente con copagos evitables y basados en efectividad; 3) regular la extinción gradual del régimen de mutualismo administrativo; 4) reformar la financiación autonómica, prestando atención a los fondos específicos; 5) redefinir las prestaciones para las que pueda garantizarse la igualdad de acceso (protección reforzada, igual para todas las CCAA, para prestaciones “esenciales”; 6) reforzar la atención primaria; 7) mejorar la información a los pacientes; 8) controlar la variabilidad en la práctica clínica; 8) atención a colectivos vulnerables; 9) más información, obtenida de estudios macro y micro; y 10) poniendo interés y voluntad.

Las cuatro mesas abordaron respectivamente el gasto sanitario y su financiación (mesa 1, con Francisco Pérez y David Cantarero); los mitos y realidades sobre los impactos de la crisis en la salud y el supuesto “austericidio” (mesa 2, con Enrique Regidor y Beatriz González); cómo mejorar la eficiencia del sistema de salud, con reformas en la arquitectura institucional y otros cambios necesarios (mesa 3, con Quique Bernal, José Ramón Repullo y Ricard Meneu); y las relaciones público-privadas y el futuro del modelo sanitario en España (mesa 4, con Fernando Ignacio Sánchez y Jaime Pinilla).

De lujo fueron también los moderadores de las mesas: Jesús Ruiz-Huerta, Juan del Llano, Jaume Puig y Joaquim Camprubí. Con enorme tristeza manifiesto hoy que aquella fue la última vez que disfruté de la inteligencia y el humor de Joaquim, que habría de fallecer repentina e inesperadamente dos meses después, en septiembre.

Las aportaciones de ponentes y de público en las cuatro mesas fueron extremadamente ricas. Puesto que resulta imposible resumirlas a fondo en esta crónica, me limitaré a destacar telegráficamente diez de las principales conclusiones:

  1. Estamos en un momento crucial en el que se intenta cambiar el sistema de financiación autonómica de la sanidad. Es una tarea difícil teniendo en cuenta la incompatibilidad entre dos objetivos implícitos, el mantenimiento del statu-quo y la mejora en la distribución según necesidad.
  2. Las diferencias en financiación y en gasto sanitario público per cápita entre CCAA en España es grande, no se justifica con argumentos racionales y no se ha reducido durante la crisis económica.
  3. Paradójicamente, la crisis ha sido buena para la salud y más para los grupos socioeconómicamente peor situados, en términos de mortalidad general Esa es la conclusión del estudio publicado en The Lancet que presentó Enrique Regidor.
  4. También puede resultar paradójico que la utilización de servicios sanitarios en España no se haya visto afectada por la crisis tanto como se esperaría. La presión creciente sobre los profesionales del SNS no se ha reflejado en un cambio en la utilización, y sólo se detectan ligeros cambios por tipo de financiador: disminución en 2010 de la utilización de servicios sanitarios privados a favor de los servicios públicos, y pequeño repunte de los primeros a partir de 2014-2015.
  5. Sin embargo, las desigualdades en los determinantes sociales de la salud - las causas de las causas - se han agrandado en España durante la crisis. Se ha demostrado que el paro de larga duración empeora la salud mental. Los indicadores de desempeño del sistema de protección social de España están en la cola de los países de EU28 y se han deteriorado durante la crisis. Unido a un sistema fiscal progresivamente regresivo (intensivo en impuestos indirectos y dentro de los directos, en IRPF sobre sociedades), el sistema sanitario está asumiendo un importante papel redistributivo por el lado del gasto.
  6. Hemos de asumir el reto de “conocer el valor y hemos de reconocer el valor de conocer”, convirtiendo los datos en la inteligencia del sistema. La existencia de datos electrónicos masivos y la disponibilidad de herramientas Big Data ofrecen una oportunidad irrenunciable.  
  7. Para ganar eficiencia en el sistema de salud ha de ponerse el foco en reducir la indicación/provisión de intervenciones de bajo valor (intervenciones no efectivas u obsoletas, inseguras, de baja calidad técnica, realizadas en pacientes no apropiados, o con alternativas más coste-efectivas).
  8. Existen numerosos remedios aplicables a nivel macro, meso y micro. En un entorno organizativo con instituciones poco flexibles, e incentivos que tienden a mantener el statu quo, es posible reducir el bajo valor por comparación con los proveedores más virtuosos. Operativamente hay que identificar el bajo valor, establecer comparaciones robustas y significantes clínicamente y desde el punto de vista de gestión, y monitorizar el bajo valor de forma rutinaria, y a tiempo para que los decisores tomen las decisiones.
  9. El SNS presenta debilidades institucionales y precisa reformas desde hace tiempo. La crisis económica ha exacerbado su necesidad. Contrasta el amplio consenso entre los expertos sobre el diagnóstico y recomendaciones con la dificultad creciente de implementación. Como no parece factible un proceso reformista global y articulado para el conjunto del SNS, se plantean (JR Repullo) 20 líneas de cambio para la macro, meso y micro-gestión que permitan afrontar problemas graves y avanzar resolviendo retos institucionales y organizativos, lo que también fomenta las trasformaciones más profundas al medio plazo.
  10. La arquitectura institucional del SNS está obsoleta y deteriorada, requiriendo reformas estructurales de amplio calado. Pero ninguna reforma logrará un funcionamiento deseable y competente del sistema sanitario si no se diseña para albergar un nuevo profesionalismo, más atento a los méritos, orientación  y excelencia de sus profesionales, en el logro de la mejora constante de la experiencia sanitaria de  los pacientes.

Cristina Hernández Izquierdo, secretaria académica del Encuentro, y el público han sido protagonistas esenciales. Con su trabajo, contribución activa a los debates y aportaciones constructivas,  han garantizado el éxito del Encuentro.

 

Pero más allá, me atrevería a decir incluso que por encima de lo académico y del saber, están los  valores añadidos intangibles: reencontrar amigos, compartir con ellos cenas y copas, conocer a las personas que están detrás de los nombres de la Fundación, pasear por la Península de Magdalena tomando fotos del Palacio a la luz de la luna y conversando con la mujer que siempre va conmigo, y la visita de lujo al recién inaugurado Centro Botín con Ricard Meneu como guía, son los recuerdos más vívidos que me he traído. Esos, y la luz en la mirada de Joaquim.


Deja tu opinión:

Nombre:
E-mail: (No visible)
Titular:
Opinión:
¿Cuál es el número de en medio?
3 7 (9) 1 6


AES-Secretaría
C/ Bonaire, 7 08301
Mataró (BARCELONA)

Tel. 93 755 23 82
secretaria@aes.es
 

Editores del boletín: Cristina Hernández-Quevedo (c.hernandez-quevedo@lse.ac.uk) y Jorge Mestre Ferrándiz (jormesfer13@gmail.com).

Editora de redacción: Cristina Hernández-Quevedo (c.hernandez-quevedo@lse.ac.uk).

Han colaborado en este número: Jose María Abellán, Carlos Campillo Artero, David Cantarero, Ana María Costa Ramón, Loreta Diksaite, David Epstein, Manuel García Goñi, Sergio García Vicente, Joan Gené Badía, Paula González, Beatriz González López-Valcárcel, Cristina Hernández-Quevedo, Félix Lobo, Guillem López-Casasnovas, Juan E. del Llano Señarís, María Merino Ventosa, Vicente Ortún, Ruth Puig Peiró, Esther Roquero Ortiz, Rosa Urbanos Garrido, Laura Vallejo.