El Boletín se adapta a las nuevas tecnologías

Queridos lectores, miembros y no-miembros de AES,

Es un placer presentar la primera entrada de nuestro nuevo Blog, Economía y Salud. Tras estos 30 años, el Boletín se adapta a las nuevas tecnologías y se transforma en un Blog. Después de varios meses de trabajo, aquí estamos, con mucha ilusión con esta nueva iniciativa de AES. Mantenemos el mismo espíritu de nuestro querido Boletín, pero tenemos que movernos con los tiempos. Y la rapidez en la difusión de la información es primordial. Y de eso se trata en nuestro Blog, que se nutre, al menos de momento, del Boletín; y así, el Boletín seguirá publicándose cada 3 a 4 meses aproximadamente.

La segunda característica de nuestro entorno es la necesidad de trabajar en grupos multidisciplinares para tomar mejores decisiones. Por eso, el Blog Economía y Salud nace también ofreciéndose como un vehículo de comunicación y colaboración entre distintas sociedades científicas (y por qué no, con la sociedad en general); en el fondo, en (casi) todas las decisiones que se toman, la “economía” juega un papel (más o menos) importante; y en el ámbito de la sanidad no es una excepción.

Para presentar el Blog, hemos pedido al primer presidente de AES (Lluís Bohigas) y al presidente actual (Eduardo Sánchez-Iriso), que escriban una reflexión en torno al nuevo Blog; Lluís mirando un poco al pasado y Edu al futuro. Agradecerles, como no, sus palabras. Si es que con gente como ellos, ¡AES solo puede ir a mejor! También agradecer a la Junta Directiva por su apoyo incondicional en este proceso de transición, y en particular, a Ruth Puig-Peiró, por su ayuda técnica en la creación del Blog.

Por último, no duden en contactar con nosotros si quieren colaborar. ¡Sugerencias para mejorar el Blog son más que bienvenidas!

Esperamos que disfruten de la lectura de esta entrada, y de las futuras, como no.

Aquí les dejamos con las palabras de Lluís y Edu.

Los Editores

30 años

Este mes de abril se ha publicado el Boletín 90 de AES; hace 30 años se publicó el número 1, exactamente en diciembre de 1987. Los objetivos del Boletín descritos en la Editorial del número 1 eran: “Sale por fin, a la luz el primer número del Boletín de AES con un doble propósito: servir de medio de difusión de la disciplina y de órgano de comunicación entre sus miembros”. Estos dos objetivos se han mantenido durante este tiempo, aunque ha cambiado el formato, primero era en papel y ahora en versión digital. La Junta Directiva actual propone un nuevo cambio: un Blog. Hay que adaptarse a la evolución de la tecnología, aunque los objetivos sigan siendo los mismos. A lo mejor este cambio nos facilita la participación, lo cual es bueno.

El repositorio de los 90 boletines durante estos 30 años nos permite observar la evolución de la Asociación. En el Boletín 1 se decía que AES estaba formada por 105 socios, hoy superamos los 700, la tasa de crecimiento no está nada mal. Para ello ha sido fundamental la continuidad del trabajo. En el caso del Boletín fue fundamental la tarea de Txomin Uriarte, director del Boletín durante muchos años.

En el mismo número 1 hay dos actuaciones que también han contribuido a la continuidad de AES y en las que participé. En la editorial se dice: “la institucionalización de AES se ha conseguido después de casi seis años, gracias a la inquebrantable insistencia de su primer presidente, Lluís Bohigas”. Creo que fue bueno crear AES como asociación, aunque esto me costara tiempo y esfuerzo. Con el tiempo todo se complica; he participado recientemente en la creación de otra asociación: Cercle de Salut, y el papeleo necesario para hacer una asociación se ha multiplicado.

El mismo Boletín da cuenta de los acuerdos de la Asamblea de socios de 1987 celebrada en Málaga: “renovación de cargos de Junta Directiva, cesando, por sorteo, Lluís Bohigas, José Luis Martínez Zahonero y Joan Rovira. Se presentaron a la reelección y terminan por ser elegidos Joan Rovira, Carlos Murillo y Fernando Antoñanzas”. Joan Rovira fue elegido nuevo presidente. En los estatutos de AES que redacté, la Junta Directiva se renovaba cada año en un tercio, lo que permitía a todos los socios acceder con facilidad a la Junta. La Junta a su vez elegiría presidente. De esta forma hay muchos socios que han participado en la Junta y AES ha tenido más de una docena de presidentes. La participación ha dado fuerza y continuidad a la Asociación. Había sin embargo un momento delicado en este asunto y era la primera renovación de la Junta, es decir, los primeros tres que cesaban. Se decidió que el sorteo era la forma más justa de tomar la decisión. Sorteamos y me tocó estar en los tres primeros que salíamos. Podía volver a presentarme y seguir como presidente, pero decidí no hacerlo. Era una forma de dar credibilidad a los estatutos. Para dar fuerza al argumento de la participación y renovación, el primer presidente no debía seguir y así lo hice.

30 años más tarde creo que tanto crear AES como no renovar como presidente, fueron decisiones buenas.

Lluís Bohigas

Un alumbramiento bien cimentado

Nace el Blog Economía y Salud; las perspectivas para el mismo son altísimas, debido a que parte de unos cimientos que no pueden ser mejores, nuestro apreciado Boletín. Me viene a la cabeza la famosa cita de Bernardo de Chastres “Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes”; confiemos que se cumpla una vez más.

El Boletín ha servido de medio de transmisión entre los socios y cuando uno se dedica a releer números de otro siglo, llega inexorablemente a la siguiente conclusión: cuánto tiempo pasado y qué poco hemos cambiado, nada me atrevería a decir.

Muchos son los que han colaborado de una u otra forma y es injusto no hablar de todas las colaboraciones, cantidad de artículos con un nivel científico que ya quisieran para sí revistas de alto standing. Por cuestiones obvias, dejaré únicamente tres pinceladas que vienen a mi memoria cuando hablamos del Boletín. Primeramente, recuerdo que un día, hace tres o cuatro años, me topé con el Himno del Economista de la Salud (Boletín 1, página 5) y yo, sin saber que teníamos Himno (y con letra), me encantó averiguar cómo se generó y comprobar que el espíritu del mismo sigue vivo en el ADN de AES. En segundo lugar, una crónica, elaborada por Salvador Peiró que bajo el título Diario de verano de un presi del Comité Científico, elaboró una de esas lecturas que le sorprenden a uno riendo en solitario delante del ordenador, mezcla de conocimiento y anecdotario, unido por buena pluma. Por último, un trabajo elaborado por nuestra querida Bea, que recoge el especial dedicado a los 25 años de AES. Una lección magistral que comienza, cito: “Cuando me presento como economista de la salud me suelen preguntar “¿Pero qué es eso?” “¿A qué se dedican?” “¿Para qué sirve?”…” lectura esencial para todo aquel que quiera denominarse «economista de la salud»; como anécdota comentar que en este mismo número había hasta sección de Humor.

La pretensión de este Blog que ahora surge es mantener el espíritu del Boletín, con más dinamismo, mayor inmediatez, confiando que haga la comunicación entre los socios más fluida e incorporando un mayor número de secciones, así como otras posibilidades técnicas que da la herramienta. Por mi parte, confío que no pierda el espíritu desenfadado de sus cimientos. Por ello y para ello, permítanme un brindis inaugural para este Blog que comienza, con AES en el corazón:

 

 

Por ir terminando, todo lo emprendido desde la Asociación de Economía de la Salud tiene muchas horas de esfuerzo voluntario y altruista digno de admiración. Desde aquí mi más sincero agradecimiento a todos/as los/as futuros/as autores/as y colaboradores/as de este Blog.

Como conclusión, me remitiré a lo que dice la canción: “Cuando se cierra una puerta, siempre se abre una ventana, hay que tomárselo con ganas…” (La Pegatina)

Queda oficialmente inaugurado este Blog Economía y Salud.

MUCHOS QALYs PARA TOD@S!!!!!!

Eduardo Sánchez-Iriso

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code

7 ideas sobre “El Boletín se adapta a las nuevas tecnologías”

  • Vicente Ortún